Empresarios_Preguntas_Debate-3-e1540842585446-960x500

El sector empresarial criticó la cancelación de las obras en Texcoco, pues consideran que “era la mejor opción para el país” y que traerá repercusiones para México en los mercados internacionales.

 

La cancelación del aeropuerto en Texcoco envía un mensaje grave de incertidumbre a los mercados internacionales y a los inversionistas, dijo el titular del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón.

En representación del sector empresarial del país, Castañón dijo que la consulta no puede ser el fundamento para revertir una decisión de Estado, tomada por el actual gobierno del presidente Enrique Peña Nieto y que se ha estudiado durante los últimos 20 años.

“Los proyectos de infraestructura deben generar confianza y certidumbre, hay desconfianza en una decisión que cambia tan abruptamente como la de hoy”, dijo el empresario.

Criticó que la consulta no fue clara, ni transparente, además de que hubo errores en su diseño y aplicación.

Este domingo el equipo de transición dio a conocer los resultados de la consulta sobre el futuro del aeropuerto: la opción de Santa Lucía ganó en la preferencia, lo que cancela el proyecto en Texcoco, uno de los más grandes del actual sexenio.

Tras conocerse el resultado de la consulta, los empresarios amagaron con emprender acciones legales si se cancelaban unilateralmente los contratos ya en marcha.

Castañón señaló que aunque el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, asegura que se respetarán contratos e inversiones hechas en la obra de Texcoco, no se tiene claro cuáles serán los mecanismos para hacerlo, ni qué pasará con los trabajadores que laboran en la obra.

Castañón dijo que la cancelación del NAIM implica la pérdida de 46 mil empleos, además de que el costo real de la cancelación será de entre 100 y 120 mil millones de pesos.

La Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) emitió este lunes un comunicado de prensa manifestando su rechazo y argumentando que la opción de Texcoco es la mejor para el país.

“Nuestra posición no es una necedad, ni es la defensa del interés individaul alguno (….) nuestra posición resulta del análisis de abundantes argumentos y datos técnicos que se han puesto sobre la mesa a lo largo de los últimos meses”, señalan.

El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo de Hoyos, consideró que la consulta no fue legal y presentó múltiples errores.

Este lunes la Coparmex publicó un video de la reunión que tuvieron con el presidente electo en mayo pasado donde éste dijo estar a favor de concluir el NAIM bajo ciertas condiciones.

El presidente la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, Claudio X. González lamentó la realización de la consulta así como sus resultados y la calificó como “el error de octubre”.

Los partidos políticos opositores a Morena también se manifestaron en contra de la decisión de cancelar el aeropuerto en Texcoco.

El PRI, el PAN y el PRD descalificaron el proceso de la consulta por las fallas mismas que presentó y por haber sido organizada por el equipo de transición, pues, en la opinión del PRD “no se puede tener certeza de la participación real de las y los ciudadanos cuando una consulta es realizada solamente por la militancia de un partido político como lo es MORENA”.

Evalúan impugnación de consulta

De la misma forma los dirigentes nacionales del PRI y del PAN anunciaron que ya evalúan la posibilidad de impugnar la consulta para la construcción del NAIM.

Este lunes, entrevista para el noticiario Despierta con Loret, la dirigente priista, Claudia Ruiz Massieu, refirió que con mucha anticipación levantaron la voz sobre la realización de la consulta que consideran que fue un ejercicio inconstitucional, ilegal, no imparcial ni objetivo.

Lo más grave, expuso, serán las consecuencias, no solo en términos de conectividad y empleo, sino en credibilidad del país y de estabilidad.

Opinó que es preocupante utilizar un ejercicio diseñado para empoderar a la ciudadanía, para evadir responsabilidades con fines políticos y de popularidad.

Ruiz Massieu resaltó que previo a la consulta, la ciudadanía podría haber sido manipulada “ya que se ofreció información parcial y tendenciosa”.

En tanto que, Marcelo Torres Cofiño, dirigente del PAN, adelantó que su partido ha convocado a una mesa de abogados para buscar una ruta jurídica, a fin de revertir el resultado de la consulta del nuevo aeropuerto.

Precisó que sin temor a equivocarse, la consulta fue un ejercicio antidemocrático, cuestionado, simulado, y sin representatividad, que arroja un gran perdedor: México.

Sostuvo que este ejercicio violó lo establecido en al artículo 35 de la Constitución, por lo que consideró que se trató de un fracaso, un engaño y una manipulación de la ciudadanía.

Estimó que los impactos para la economía será duros y los primeros se verán reflejados en una depreciación del peso con respecto al dólar, se generará una espiral inflacionaria, y aumentarán combustibles, tasas de interés, créditos para la adquisición de bienes de consumo duradero e hipotecarios.

Las voces a favor

Por otro lado el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (integrado por representantes de los pueblos aledaños a la obra del NAIM), que denunció los daños ambientales de la obra, celebró la decisión de la consulta.

Sin embargo su vocera, América del Valle, comentó a Milenio TV que tendrán “plena seguridad y alegría cuando veamos la cancelación definitiva del aeropuerto de Texcoco”.

La organización Pueblos Unidos contra el Nuevo Aeropuerto también celebró la decisión y resaltó que se ésta se da tras una lucha de 17 años por salvar su territorio.