_104025892_gettyimages-1052774976

La marcha que salió desde varios países centroamericanos se ha visto empañada por una serie de noticias que carecen de fundamento, pero que han servido al discurso antinmigración que se propaga desde los sectores conservadores en Estados Unidos.

 

Desde hace un par de semanas, una caravana de migrantes recorre Centroamérica con la idea de llegar a Estados Unidos en busca de un mejor modo de vida.

La marcha, que ha ido creciendo a medida que avanza, se encuentra en México.

Y ha recibido los ataques del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien anunció que reducirá la ayuda a los países que permitieran el paso de la caravana.

Esa actitud también ha impulsado que la caravana se haya convertido en objetivo de varias noticias falsas o acusaciones sin sustento.

La más delicada: la foto de un policía mexicano con la cabeza bañada en sangre. Se señala como responsable de las heridas a los migrantes durante una supuesta confrontación en la frontera con Guatemala.

La imagen se ha compartido mayormente en páginas de Facebook de personas afines a Trump con la siguiente leyenda: “Golpeados brutalmente por los miembros de la caravana en su intento de forzar su entrada a México”.

EPA

Virginia Thomas, la esposa del juez de la Corte Suprema de Justicia Clarence Thomas, fue una de quienes la compartieron en redes.

“Los medios no muestran esto, ¿verdad?”, escribió.

Pero la fotografía no se relaciona con ningún hecho registrado en la frontera.

El fotógrafo Gustavo Aguado, quien tomó la imagen en octubre de 2012, explicó que corresponde a un enfrentamiento entre la policía y los estudiantes de una escuela en la localidad de Teripetío, México.

Y no son éstas las únicas acusaciones que carecen de sustento. Aquí les presentamos algunas más.

“Personas de Medio Oriente” entre los integrantes de la caravana

Este lunes, Trump indicó que “árabes y personas de Medio Oriente” se habían mezclado con “las personas que estaban en la caravana que se dirige hacia EE.UU.”

Sin embargo, al día siguiente, el propio mandatario indicó que no tenía las pruebas para afirmar algo así.

No hay pruebas. Pero lo cierto es que es muy posible“, dijo.

La declaración de Trump del lunes se dio después de que la cadena Fox dijera que el presidente de Guatemala, Jimmy Morales, le había revelado a un periódico local que habían capturado a 100 militantes de Estado Islámico en el país.

Ninguno de los corresponsales que se encuentran en la zona, incluido el de la BBC, Aleem Maqbool, han reportado la presencia de personas de Medio Oriente.

La caravana está siendo financiada por George Soros

La semana pasada, el congresista republicano Matt Gaetz publicó un video en el que mostró cómo un ciudadano hondureño recibía dinero para unirse a la caravana.

Y el mismo congresista indicó que detrás de esos pagos podría estar el multimillonario George Soros, que es visto como un enemigo por varios grupos conservadores no solo en Estados Unidos, sino en Europa.

El presidente Trump también compartió el video, que ha sido visto millones de veces, mientras que los reclamos de que los migrantes han sido de alguna manera financiados por Soros o el partido Demócrata continúan repitiéndose en redes sociales sin ningún tipo de sustento

Esta semana, el vicepresidente de Sopas Campbell, Kelly Johnston, también acusó a la organización filantrópica Open Society, creada por Soros, de “planear y ejecutar todo esto”.

Lo cierto es que no hay ninguna evidencia de los pagos o de que exista financiación para la caravana.

Un vocero de Sopas Campbell salió al cruce de las declaraciones de su presidente: “Las opiniones de Johnston expresadas en Twitter son personales y no representan de ningún modo la posición de la compañía”.

Johnston canceló su cuenta de Twitter.

Por su parte, la fundación Open Society negó cualquier relación con la caravana.

El video de Gaetz se demostró que había sido filmado en Guatemala y, de hecho, el propio congresista indicó que se había equivocado.

El periodista guatemalteco Luis Assardo publicó detalles de estas investigaciones en Twitter con el fin de aclarar las acusaciones hechas por los grupos conservadores.

Assardo indicó que habló con personas en Guatemala que le dijeron que tanto el dinero como la ropa y la comida les habían sido entregadaos por comerciantes locales, que les dan un máximo de US$25 por persona.