1542244395_657214_1542244631_noticia_normal-730x400

El Plan Nacional de Paz y Seguridad presentado por el Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, y su próximo gabinete de Seguridad, incluye ocho puntos claves para cambiar el modelo en la materia y buscar la pacificación el país.
Los elementos claves de la estrategia que detalló este miércoles, el próximo Secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, son: Erradicar la corrupción y reactivar la procuración de justicia; garantizar empleo, educación, salud y bienestar; pleno respeto y promoción de derechos humanos; regeneración ética de la sociedad; reformular el combate a las drogas; emprender la construcción de la paz; recuperación y dignificación, Como último punto se encuentra el plan de Seguridad Pública, el cual incluye como aspectos principales el “Repensar la seguridad nacional y reorientar el papel de las fuerzas armadas; crear una Guardia Nacional, y establecer Coordinaciones Regionales”.

1 – Erradicar la corrupción y reactivar la procuración de justicia.

El plan destaca que para resolver exitosamente los fenómenos de delincuencia como la delincuencia común y la delincuencia organizada, “es indispensable erradicar la corrupción de la administración pública en todos sus ámbitos. Es indiscutible que la impunidad florece gracias a la corrupción y que ésta termina desarticulando todo esfuerzo del Estado en el combate al delito”.

Se incluyen reformas legales para tipificar la corrupción como delito grave y sin libertad bajo fianza, así como proponer la Ley Federal de Combate de Conflictos de Interés, prohibir las adjudicaciones directas, investigar y clausurar las empresas fantasma, establecer la obligatoriedad de las declaraciones patrimonial, fiscal y de intereses de todos los servidores públicos, eliminar el fuero de altos funcionarios.

2 – Garantizar empleo, educación, salud y bienestar

Se propone que se garantice la generación de fuentes de empleo, el cumplimiento del derecho a la educación para todos los jóvenes del país que deseen ingresar a los ciclos superiores, la inversión en salud y los programas de desarrollo económico en distintas zonas de la república.

3 – Pleno respeto y promoción de derechos humanos

Se plantearán modificaciones legales para tipificar como delitos con sanción definida los incumplimientos de recomendaciones de las comisiones Nacional y estatales de Derechos Humanos y garantizar la plena independencia de dichos organismos con respecto a las autoridades estatales.

“Se erradicará la represión y nadie será torturado, desaparecido o asesinado por un cuerpo de seguridad del Estado. El nuevo gobierno no permitirá que se cometan actos de impunidad desde el poder, y se investigará cualquier denuncia de violación a los derechos humanos”.

4 – Regeneración ética de la sociedad.

El diagnóstico del gobierno electo apunta a que, desde hace tres décadas, se ha generado un “sistemático adoctrinamiento de la sociedad” para orientarla hacia el individualismo, el consumismo, la competencia y el éxito material como valores morales supremos, en detrimento de la organización gregaria, los valores colectivos, el bien común y los lazos de solidaridad.

Además explica que la crisis de valores y de convivencia que constituye uno de los componentes del estallido de violencia y criminalidad. Parte de su origen se explica por el resentimiento social a causa de la pobreza, la marginación, la negación regular de derechos básicos. Por ello plantea una Constitución Moral y una actitud gubernamental que tenga como características el ser “austero, honesto, transparente, incluyente, respetuoso de las libertades, apegado a derecho, sensible a las necesidades de los más débiles y vulnerables”.

5 – Reformular el combate a las drogas

Bajo el principio de que “la prohibición de ciertos estupefacientes por parte del poder público es ya, desde cualquier punto de vista, insostenible”, la estrategia presentada este miércoles señala “la alternativa inevitable es que el Estado renuncie a la pretensión de combatir las adicciones mediante la persecución de las sustancias que las generan” y se dedique en una primera instancia a mantener bajo control las de quienes ya las padecen mediante un seguimiento clínico.

Explica que el negocio principal del narcotráfico no reside en traficar con estupefacientes, sino en burlar la prohibición correspondiente, ya que de esta forma se genera un valor agregado a sus productos, por lo que se debe atacar sus beneficios económicos para los grupos de la delincuencia.

6 – Emprender la construcción de la paz

Como elemento clave en este tema se encuentra la llamada “Reconciliación Nacional”, la cual se definirá con los resultados de la Consulta Nacional y los Foros de Escucha para la Construcción de la Paz.

7 – Recuperación y dignificación

En este punto plantea “recuperar el control de los penales de las mafias que se enseñorean en ellos, combatir la corrupción de las autoridades carcelarias y establecer un régimen de respeto a los derechos de los internos”. Además, incluye la separación de los imputados de los sentenciados, garantizar que la cárcel no sea un doble castigo para las mujeres y dignificar las condiciones de alojamiento, salud y alimentación de los reclusos.

8 – Plan de Seguridad Pública

Durazo señaló que, cuando se involucró a las Fuerzas Armadas en el combate a la delincuencia, hace 12 años, el argumento fue que dicha medida sería temporal en tanto se lograba el saneamiento, la capacitación y la profesionalización de las corporaciones policiales de los tres niveles de gobierno. Sin embargo, en este lapso “los gobernantes no avanzaron ni mucho ni poco en tales objetivos”.

Uno de los elementos claves en este tema será la conformación de la Guardia Nacional, la cual actuará en forma semejante a corporaciones como la Gendarmería Nacional francesa, una fuerza armada responsable de las misiones de policía, y la Guardia Civil española, instituto armado de naturaleza militar que cumple funciones de seguridad pública.

Estará conformada por 50 mil elementos. Los efectivos de ese cuerpo “provendrán de las policías Militar y Naval, así como de la actual Policía Federal, y adicionalmente se convocará a civiles y a elementos de tropa para que se integren a la formación de nuevos elementos”, los cuales, dijo, recibirán formación y adiestramiento en planteles militares, de acuerdo a un plan de estudios elaborado en forma conjunta por las secretarías de Defensa Nacional, Marina, Gobernación y Seguridad Ciudadana.

“Con esta medida se resolverán tanto el vacío legal en el que los institutos armados han venido participando en las labores de policía como la carencia de una institución policial profesional y capaz de afrontar el desafío de la inseguridad y la violencia”, agregó Durazo.

La Guardia Nacional será la encargada de prevenir y combatir el delito en todo el territorio nacional con la disciplina, la jerarquía y el escalafón propios de las Fuerzas Armadas.

Con información de La Jornada