8marzo17_SandraSantos_chiapas02
Por: Hazel Zamora Mendieta

Cimacnoticias | Ciudad de México.- 17/10/2018

El juicio de amparo que impulsaron organizaciones civiles del estado de Sonora para que se active la Alerta de Violencia de Género (AVG) en el municipio de Cajeme quedó sobreseído por el Juzgado Séptimo de Distrito del Poder Judicial Federal debido a la “la falta de pruebas”.

Leticia Burgos Ochoa, integrante de Alternativa Cultural por la Equidad de Género (ACEG), una de las organizaciones civiles que en mayo de 2015 solicitaron la AVG, informó a Cimacnoticias que la jueza de Distrito que atendió el caso cerró el juicio de amparo alegando que las denunciantes no presentaron pruebas de que el gobierno estatal está incumpliendo la Alerta de Género.

Esto a pesar de las múltiples pruebas que aportaron las defensoras de los derechos de las sonorenses, como el monitoreo hemerográfico que realiza ACEG en el que registraron 55 casos de feminicidio perpetrados en Cajeme desde septiembre de 2016 al 28 de octubre de 2017, lapso en el que la Secretaría de Gobernación decidió dar una prórroga al gobierno de Sonora para cumplir con las recomendaciones derivas de las AVG.

Para respaldar su denuncia las integrantes de ACEG también aportaron un informe en el que analizan cada una de las recomendaciones que no cumplió el gobierno encabezado por Claudia Pavlovich Arellano, aunadas a las declaraciones que realizó el jefe municipal de Cajeme, Fausto Félix Chávez, en las que reconoce ante los medios de comunicación los altos niveles de violencia en la localidad y las descoordinación de los tres poderes del Estado para atender la AVG.

“La juzgadora no utilizó la perspectiva de género para emitir esta resolución, toda vez que aduce que nosotras no presentamos supuestamente pruebas que sustenten la demanda” dijo en entrevista Burgos Ochoa y añadió que pidieron una revisión sobre la resolución de la jueza de Distrito, por lo que esperan que en un mes pueda tener una respuesta.

TRES AÑOS DE LUCHA POR LA AVG EN CAJEME

El 7 de junio de 2017 ACEG interpuso un amparo indirecto en contra de la Secretaría de Gobernación (Segob), la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim) y el Instituto Nacional de la Mujer (Inmujeres) por demorarse más de dos años en el resolver la solicitud de Alerta de Género en Cajeme y después negarse a activarla (en agosto de 2017) a pesar de los hechos de violencia feminicida en la localidad.

La organización argumentó que esta prórroga fue ilegal porque no está prevista en el reglamento de la Alerta de Violencia de Género. Además y porque negar la declaratoria viola los Derechos Humanos de las mujeres al no garantizar “la paz social, la libertad y la protección de la vida”; por su parte la Segob pidió a la jueza cerrar el juicio porque “no eran ciertos los actos” que denunció la organización.

En 2017 Cajeme se ubicó como el tercer municipio con la mayor tasa de casos de feminicidio en México, ocurrieron 5.59 casos por cada 100 mil mujeres según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Público. Sin embargo, al tiempo que estos datos fueron revelados la Conavim –dependencia de Segob- decidió no activar la Alerta de Género en esta localidad de Sonora.

A más de tres años que solicitaron la Alerta de Género para Cajeme, las feministas siguen en búsqueda de que se decrete el mecanismo, con el objetivo que el gobierno estatal realice verdaderas acciones que salvaguarden la vida de las mujeres señaló Leticia Burgos.

La integrante de ACEG añadió que el próximo lunes 22 de octubre las peticionarias de la AVG tendrán una reunión con las autoridades de la Conavim en Sonora, esto a fin de hacer un balance del informe que entregó el gobierno estatal sobre la atención de la violencia de género.

Las defensoras esperan que la Conavim recapacite y determine decretar la AVG en Cajeme como ocurrió recientemente en Chilapa, Guerrero, donde el pasado 2 de octubre concluyó añadir al municipio entre los que están en Alerta de Género por demostrarse que también es un lugar con niveles altos de violencia contra las mujeres.

18/HZM