Cirugi769as_IMSS_Mike_Arriola-2-e1541098044232-960x500

Los informes sobre la construcción de hospitales del IMSS y del ISSSTE revelan que las empresas propusieron poner más camas y consultorios de los que hacían falta según el Programa Nacional de Infraestructura.

 

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) publicó este miércoles dos informes sobre la construcción de siete hospitales generales del IMSS y del ISSSTE, concesionados en 2017 bajo el esquema de Asociación Público-Privada, en cinco de los cuales los datos muestran que las empresas elevaron el monto de inversión, número de camas, consultorios o quirófanos, por encima de lo que establecía el Programa Nacional de Infraestructura (PNI).

El organismo advirtió el riesgo de que estas unidades médicas terminen por no usarse al 100%, por lo que emitió las recomendaciones 2017-1-19GYR-15-0256-01-002 y 2017-1-19GYN-15-0246-01-003, que piden a ambos institutos de seguridad social:

“(Que) implemente los mecanismos de evaluación, operación y control que garanticen que sus proyectos se encuentren alineados con el Programa Nacional de Infraestructura, en cuanto a inversión total estimada, atención a derechohabientes y número de camas, a fin de prevenir la subutilización de la capacidad instalada de los hospitales”, señaló la ASF.

Del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el caso que mayor variación presenta es la construcción de un Hospital General Regional en Tepotzotlán, Estado de México. Mientras que en el PNI 2014-2018 se proyectó una inversión de 460 millones de pesos para contar con 72 camas y atención a 72 mil derechohabientes, el proyecto de APP fue por mil 628 millones para 260 camas y atención a un millón 44 mil personas.

Para un Hospital General Regional en García, Nuevo León, la inversión se elevó de mil 130 millones de pesos a mil 578, de 216 a 260 camas, y de atender a 216 mil usuarios, a un millón 422 mil.

En el caso del Hospital General de Zona en Tapachula, Chiapas, la inversión pasó de 798 millones a mil 123 mil, las camas programadas subieron de 144 a 180 y la atención a derechohabientes, de 144 mil a 595 mil.

“Los datos presentados en el análisis de la rentabilidad social de los proyectos de APP no se encuentran alineados con el PNI, toda vez que se determinaron incrementos que van del 39.6% al 253.8% en la ‘Inversión Total Estimada’ de los proyectos, del 20.4% al 261.1% en número de camas, y del 313.5% al 1,349.7% en el rubro de ‘Atención a derechohabientes’, respecto del PNI”, advirtió la ASF.

Hay un cuarto hospital APP que está construyendo el IMSS, en Bahía de Banderas, Nayarit, pero la Auditoría encontró que el proyecto no fue incluido en el Programa Nacional de Infraestructura.

En cuanto a las tres nuevas unidades médicas que tendrá el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), el informe de la ASF expone las diferencias en dos obras que se iniciaron como Propuesta No Solicitada (PNS), es decir, a iniciativa de empresas privadas.

En el proyecto de sustitución del Hospital General de Tepic, Nayarit, la empresa que lo propuso elevó la inversión al doble, de medio millón a un millón de pesos. Planteó construir seis quirófanos en lugar de dos, es decir, tres veces más lo que sugería el Plan Nacional de Infraestructura; 150 camas en vez de 59, y 38 consultorios en lugar de 25.

“Rebasó en todos los aspectos las características propuestas en el PNI, el cual consideraba la construcción de una nueva clínica hospital en Nayarit para la atención de segundo nivel, en tanto que la PNS propuso un hospital general”, remarcó el informe de la Auditoría.

En otro proyecto, para un Hospital General en la Delegación Sur de la Ciudad de México, la APP sólo aumentó las camas fijas de 180 a 250 y las transitorias de 30 a 125, mientras que redujo el número de consultorios, de los 93 establecidos en el PNI a sólo 36, y bajó la inversión de un millón 808 mil pesos a un millón 418 mil.

Los hospitales construidos bajo el modelo público-privado que ya funcionan han sido señalados por problemas de subutilización incluso años después de haber empezado a operar, como documentó recientemente Mexicanos Contra la Corrupción en el estudio Salud Deteriorada sobre los Hospitales Regionales de Alta Especialidad de la Secretaría de Salud.

Oculta el IMSS información sobre contratos y donación de terrenos para hospitales

La Auditoría Superior de la Federación observó en su informe sobre hospitales APP del IMSS que el organismo no incluyó en sus Estados Financieros de 2017 la información sobre los cuatro proyectos —Bahía de Banderas, García, Tapachula y Tepotzotlán—que tienen una inversión superior a 49 mil millones de pesos, y fueron concesionados por 25 años.

El documento agrega que tras presentar al IMSS los resultados de la auditoría, el Instituto aseguró que en los Estados Financieros de 2018 ya incluiría la información de los contratos APP, pero al cierre de la revisión, en agosto pasado, no se habían revelado esos datos.

“Además, no se muestran los tres predios con un valor comercial, por 72,788.3 miles de pesos, entregados a los desarrolladores mediante el Permiso Administrativo Temporal y por los cuales los desarrolladores cubrirán una cuota anual durante 25 años”, agregó la ASF.

Por ello, emitió la recomendación 2017-1-19GYR-15-0256-01-008 para que el IMSS revele los contratos APP, los pagos que realizará y lo referente a los terrenos entregados, “a fin de que se cuente con información veraz, confiable y oportuna, y que coadyuve en la toma de decisiones”.