Santa-Lucía-3-960x500

Para el centro de investigación la opción de Santa Lucía y operar tres pista implicaría una “innecesaria complejidad”, además falta estudio del espacio aéreo para dicha operación.

El centro de investigación estadounidense Mitre, especializado en navegación aeronáutica, calificó como “preocupante” la operación simultánea del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) y la Base Militar de Santa Lucía.

Asegura que la alternativa es preocupante al requerir “la creación de un espacio aéreo sumamente complejo que además no ha ido más allá de un plan conceptual ni ha sido simulado como el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM)”.

La operación de tres pistas en el NAIM, refiere, sería mejor opción que las cinco propuestas con la inversión en el actual aeropuerto y en Santa Lucía, pues implica una “innecesaria complejidad de operación”.

La idea de que sumar pistas equivale a tener mayor capacidad aérea es errónea y puede resultar en un embotellamiento de tráfico aéreo, apunta.

La opción planteada por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, propone operar un mayor volumen de tráfico aéreo en tres aeropuertos relativamente cercanos: el AICM, Santa Lucía y el Aeropuerto Internacional de Toluca (AIT). Ante ello Mitre recomendó que se estudie el espacio aéreo y su gestión, antes de emprender obras en Santa Lucía.

“Sería desafortunado comprobar que la operación de los tres aeropuertos resulte en un ’embotellamiento’ de tráfico aéreo sin mitigación”.

En un comunicado, el centro —que asesora a diversos organismos y autoridades de aviación—señala que el aeropuerto debe diseñarse desde el aire y no en tierra.

“Nadie ha desarrollado el obligado estudio de espacio aéreo de AICM+Santa Lucía, dejando a un costado, ante la abrupta orografía de la CDMX, que el sistema debe diseñarse de arriba (el espacio) hacia abajo (las pistas), no al revés”, señala el documento.

Lee: No hay estudios de impacto ambiental de Santa Lucía porque solo era proyecto: Espriú

La construcción del nuevo aeropuerto en Texcoco cubriría las necesidades operacionales del tráfico aéreo de la capital mexicana durante “gran parte del resto del presente siglo”, según Mitre. En cambio, la operación del actual aeropuerto y de Santa Lucía resolverán el problema por un breve periodo.

“Mitre ha expedido muy diversos documentos técnicos, reestudiados por expertos en la materia, que explican la razón por la cual considera que el sitio en Texcoco es un sitio aeronáuticamente excelente, además de ser poco común en el mundo de hoy, por su cercanía al centro de pasajeros al que serviría”.

Además, ante los problemas de conectividad con los tres aeropuertos propuestos por el equipo de AMLO, “Panamá, Houston y otros (aeropuertos) captarán gran parte de ese tráfico de transferencia”, advierte el centro de investigación.

Mitre subrayó que el preestudio de octubre de la consultora Navblue (empresa de la firma Airbus) presentado por el equipo de López Obrador no es suficiente para iniciar la construcción de la opción Santa Lucía+AICM.

Respecto a la mecánica de suelos, que aunque aclara no es su especialidad, señala que un buen número de aeropuertos han sido construidos en zonas pantanosas (Munich es uno) y en islas extendidas hacia el mar (como Hong‑Kong) y muchos más.

LEE: ¿Qué pasará con quienes viven y trabajan en Santa Lucía? Nadie lo ha explicado y hay muchas dudas

Sobre el tema del medio ambiente, en donde Mitre es pionero, detalla que el AICM al cerrarse acabaría con la contaminación sonora sufrida por tantos ciudadanos y, en cambio, Texcoco fue alineado para no afectar con ruido áreas urbanas, mientras que se afectaría “la hoy tranquila área habitada de Santa Lucía”.

También, Mitre aclara que no certifica aeropuertos, ya que tanto la Agencia Federal de Aviación (FAA), así como la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) auditan diversos factores de la aviación internacional.