epn_premios-7_0-730x400

Durante su última gira de trabajo, en el estado de Jalisco, el todavía presidente Enrique Peña Nieto se congratuló a sí mismo, al asegurar que entrega el poder a la próxima administración con el 97 por ciento de sus compromisos de campaña cumplidos, aunque los datos sugieren otra cosa.

El mandatario priista estuvo en la ciudad de Guadalajara, donde le dio el banderazo de salida a las pruebas de la Linea 3 del Tren Ligero de la capital jalisciense –una obra que ya acumula 13 meses de atraso. Según Peña Nieto, estos compromisos se entregaron para servir a los mexicanos, no solo ‘cumplir por cumplir’.

A pesar de que aseguró sentirse muy orgulloso por los logros alcanzados por su administración, diversos reportes periodísticos sugieren que, en realidad, el número de compromisos cumplidos fue bastante menor. En agosto, a poco más de tres meses de terminar su gobierno, medios reportaban que ni siquiera había alcanzado la mitad de sus objetivos.

De acuerdo con portales de noticias como Sin Embargo, hasta ese punto, la administración Peña solo había cubierto 132 compromisos de los 266 adquiridos durante la campaña. Esto representa el 49.6 por ciento de los mismos, lo que significa que poco más de la mitad las promesas realizadas en 2012 quedaron sin cumplirse.

A pesar de los constantes escándalos de corrupción y desvío de recursos públicos por parte del Gobierno Federal, Peña Nieto asegura que se realizaron importantes ajustes presupuestarios que permitieron mantener sanos todos los indicadores económicos, otro rubro en el cual hay dudas sobre sus afirmaciones.

Con información de El Universal y Sin Embargo.