peña2-648x400

Este martes, el presidente Enrique Peña Nieto se reunió con integrantes de las Fuerzas Armadas y la Marina de México, para entregar condecoraciones a las unidades que tuvieron un servicio destacado durante su sexenio. En este evento, el mandatario aprovechó para continuar defendiendo su Ley de Seguridad Interior.

Esta polémica legislación ha encontrado un repudio en grandes sectores de la sociedad, pues podría conducir a la militarización del país, debido a que carece de controles para el Ejército y las autoridades, además de definiciones claras sobre el uso legítimo de la fuerza. Sin embargo, el presidente se empeña en posicionarla como necesaria.

Durante el evento, Peña Nieto manifestó que había que otorgar un marco jurídico a las Fuerzas Armadas para que continúen interviniendo en operaciones de seguridad interior; y dijo que, en tanto no se comience a aplicar esta ley, el país estará en deuda por el servicio prestado por el Ejército y la Marina.

Después de entregar los reconocimientos a las unidades militares, los titulares de la Secretaría de Marina -almirante Vidal Soberón- y de la Defensa Nacional –general Salvador Cienfuegos-otorgaron cada uno una condecoración a Peña Nieto, cosa que nunca se había hecho, y se deshicieron en elogios hacia el Comandante en Jefe y su administración.

Sin embargo, desde que el expresidente Felipe Calderón decidió llevar al Ejército y la Marina a las calles como parte de su ‘Guerra contra el Narcotráfico’, la violencia se ha disparado en el país, con cientos de miles de muertos y desaparecidos; política que fue reproducida por el actual presidente con idénticos resultados.

Con información de Proceso y Noticieros Televisa.